ALGUNOS TRUCOS DE Cómo eliminar o reducir los ruidos molestos de la transmisión

Entérate




ALGUNOS TRUCOS DE Cómo eliminar o reducir los ruidos molestos de la ALGUNOS TRUCOS DE Cómo eliminar o reducir los ruidos molestos de la

TALLER PARK TOOL

Los chirridos y crujidos provenientes de nuestra bici son realmente un desagradable fastidio, pero además pueden ser indicio de problemas más serios. Los chirridosson normalmente causados por dos objetos friccionando entre sí, tal como una palanca friccionando con el eje. Precisamente, muchas de las soluciones que veremos en esta nota se basan en en torque adecuado en el ajuste de las partes.
El diagnóstico correcto del origen de un ruido puede ser difícil. Ayuda mucho contar con un amigo que nos ayude en la empresa. Podremos pedirle que haga flexionar, presionar y/o girar las partes mientras nosotros nos dedicamos a escuchar y “sentir” los ruidos. En muchos casos los chirridos y crujidos resuenan lo suficiente como para ser no sólo oidos sino también “sentidos”.
Si mientras estamos pedaleando escuchamos un crujido o un chirrido por cada vuelta de pedal, el problema estará situado probablemente en la zona del plato/palanca y del pedal. Si el ruido se percibe cada dos o tres revoluciones, probablemente su origen esté en la cadena. Pero puede haber múltiples causas para un chirrido. Y para localizarlo con certeza habrá que proceder a revisar la transmisión paso a paso y parte por parte. Lo que siguen son algunas de las posibles fuentes de tales ruidos y los respectivos remedios.

Palancas
1Una de las causas más comunes de chirridos es una palanca floja en su eje. Para solucionarlo hay que quitar los tornillos de palanca, lubricar las roscas y por debajo de las cabezas de los tornillos y reinstalar todo. Ajustar los tornillos con el torque recomendado por el fabricante, en lo posible utilizando un torquímetro. Típicamente 300 libras/pulgada (psi) es el mínimo torque necesario, lo que significa 50 libras de fuerza sobre la palanca de ajuste a seis pulgadas (15 cm) del tornillo. Ver foto 1.

Platos
2Los platos están sujetos a las palancas por medio de tornillos. Con una llave hexagonal podemos chequear el ajuste de cada tornillo. Inmovilizemos la tuerca trasera de los platos con una llave específica (Park Tool CNW-2). Es conveniente ponerle algún sellante suave o grasa a las roscas. Ajustar los tornillos de acero a 60 psi, lo que significa unas 15 libras de fuerza aplicada sobre la herramienta a cuatro pulgadas (10 cm) del tornillo.

3Trabas del calzado
Los tornillos de ajuste de algunas trabas del calzado para pedales automáticos pueden estar flojos y también provocar ruidos. Conviene usar un sellante suave en estos tornillos o una grasa, y ajustarlos a fondo (ver foto). Incluso el calzado normal de calle puede provocar ruidos en un pedal de plataforma. Un cordón puede estar golpeando en la palanca y la goma puede moverse y chirriar con el roce.

 

4

 

Pedales
Conviene revisar el ajuste de los pedales en las palancas. En este caso el torque recomendado es también de 300 psi, lo que significa 50 libras de fuerza sobre la palanca de ajuste a seis pulgadas (15 cm) del tornillo (ver foto). También pueden generar ruidos los rodamientos de los pedales. Para detectarlo debemos girar repetidamente los pedales.

 

5

Palancas/cassette de platos
Algunos sistemas de plato/palanca usan brazos de montaje que llamamos “araña” que son removibles de la palanca. Hay un aro de retención en la parte trasera del brazo que puede necesitar un ajuste. Remover la palanca y luego remover la chaveta con un destornillador. Instalar la herramienta Park Tool BBT-18 y aflojar girando en contra de las agujas del reloj. Poner un poco de sellante de roscas suave en las roscas y luego ajustar el anillo a 400 psi.

Caja pedalera
La caja pedalera puede no estar firmemente asegurada en el cuadro. Muchos cuadros utilizan una carcasa de caja roscada. Si los conos o el aro de retención no están debidamente ajustados puede haber juego entre las roscas.

Cadena
Observar si encontramos eslabones secos en la cadena. Lubricar en cuanto sea necesario con una gota de lubricante de modo que tanto rodillos como remaches queden lubricados. Quitar el exceso de aceite con un trapo de algodón limpio. Luego observar detenidamente los eslabones en busca de alguna unión desalineada, una placa deformada, alguna rotura u otro daño. Ubicar la cadena en una relación en la que quede relajada la pata trasera y giremos las palancas hacia atrás. Si la cadena hace un salto cuando pasa por las rueditas de la pata, puede haber un eslabón trabado.

6

Rueditas del descarrilador
Las dos rueditas del descarrilador trasero pueden generar algún ruido, que se acalla con un poco de lubricación.

Ruedas y rayos
Uno o más rayos flojos pueden provocar ruidos molestos. Pueden estar moviéndose n la llanta o pueden rozar uno contra otro en su entrelazado. En cualquier caso, lo indicado es incrementar la tensión de los rayos, idealmente utilizando un tensiómetro de rayos. Algunas llantas tienen sección hueca, donde pueden alojarse residuos que produzcan vibraciones.

Receptores de cables
Si percibimos un crujido cuando giramos el manubrio, conviene inspeccionar los topes de las fundas de cables cuando estos ingresan al cuadro. Generalmente son metálicos y pueden tener juego con respecto al cuadro. Un arreglo temporario puede ser lubricar. En algunos casos es posible ajustar el tope con una mini arandela.

7Cuadro
Puede suceder que un crujido proveniente del sector de vainas contrario a la transmisión se enmascare como proveniente de la transmisión. Luego de chequear otras 8posibilidades, deberemos controlar cuidadosamente el cuadro. Una rajadura en una soldadura o una junta pegada puede generar el ruido. Las imágenes de la primera foto muestran una rajadura en la zona cercana a la punta, la siguiente una rajadura en la zona de montaje del cambio en el caño piantón, la otra el detalle de una caja pedalera que se está despegando en un cuadro de carbono y la última una rajadura en la  corona de la horquilla arriba del montaje para el freno. Este tipo de daños en el cuadro son prácticamente imposibles de reparar.

 

9 10

Asiento
El asiento también puede estar flojo en su ajuste al caño de asiento. Deberemos chequear el ajuste de la grampa y de los rieles. Incluso el poste de asiento puede moverse casi imperceptiblemente en su inserción dentro del caño piantón, especialmente cuando estamos al límite de su inserción o, por el contrario, con demasiada inserción. En el primer caso cambiemos por un caño de asiento más extenso, en el segundo cortemos el exceso.

Dirección
La dirección conecta el cuadro con la horquilla y la rueda delantera. Algunas direcciones dependen de un determinado calce y ajuste de las partes en el cuadro y la horquilla. Si ese calce no está ajustado con precisión, las partes pueden moverse y crujir ante situaciones de estrés. En algunos casos esto puede ser solucionado con un “compuesto de retención”, pero lo mejor es consultar a un experto.

11

Manubrio y stem
12Un stem o un tornillo de manubrio flojos pueden generar chirridos. Si las roscas de los tornillos están muy resecas y sin lubricación pueden no ajustar adecuadamente. Remover los tornillos, engrasar la rosca y la parte interior de la cabeza del tornillo. Algunos manubrios utilizan una sección central tipo manga. Esta manga puede aflojarse con el uso y puede generar ruidos. Habrá que reemplazarla. En la primer foto podemos ver un manubrio con manga central. En la siguiente vemos un manubrio sin manga central que ha desarrollado una rajadura donde ajustaba el stem. ¡Catástrofe inminente!

13

Deja un comentario.

A %d blogueros les gusta esto: